Corpoamazonia y la Universidad Distrital, implementan protocolos para el traslado y rehabilitación del oso andino al Putumayo

.

Giovanna Sanchez
Corpoamazonia
15/07/2022

Las entidades presentan un proyecto que pretende enfocarse en el manejo general de la fauna que ha sido objeto la cacería ilegal en el sur del país.

El oso de anteojos es una especie amenazada que habita las zonas Andinas de América del Sur. Su estado de amenaza se debe principalmente a la deforestación y la presión de la caza; y su futuro en Colombia depende de las poblaciones que permanezcan en áreas protegidas nacionales o regionales. Por esta razón, las zonas de montaña del departamento del Putumayo son una región muy importante para la conservación de esta especie y de otros mamíferos.

Ante el panorama, la Universidad Distrital Francisco José de Caldas y Corpoamazonia desarrollaron el protocolo que se pondrá en marcha con el manejo de tres osos de anteojos que deben ser valorados etológica y fisiológicamente; además serán trasladados a sus áreas de distribución original de alta montaña en el departamento del Putumayo. Rehabilitados, reintroducidos y monitoreados mediante técnicas de radiotelemetría y fototrampeo, se buscará lograr un proyecto que involucre activamente a las comunidades locales aledañas a los sitios de liberación.

El director científico del convenio y docente de la Universidad Distrital, Abelardo Rodríguez, habló en ‘Pase la Voz’ sobre la gestión realizada de Corpoamazonia que llevó a cabo el rescate y recuperación de los osos, además de la importancia de la academia de contar en estos escenarios. “La vinculación de la academia con el Estado, con las corporaciones que son de primera línea, que son quienes se encuentran con las problemáticas del tráfico de fauna o de algún animal atropellado, son quienes los llevan a los centros de rehabilitación y allí es cuando necesitan de un brazo científico que les ayude a controlar los problemas”, explicó.

“Ha sido un proyecto bien enfocado, entendiendo la naturaleza del mismo, ya que no podemos tener la certeza que un individuo se recupere en su ambiente natural después de haber estado en cautiverio, pueden haber mucho factores que hace que él muera, por eso hemos estado configurando un equipo interdisciplinario en varias disciplinas  de varias parte del país para rehabilitar los osos o intentar rehabilitarlos y así ellos puedan recuperar su libertad y volver a tener un papel funcional dentro de los ecosistemas”, sentenció.

Así mismo, el catedrático enfatizó en que una de las grandes incertidumbres ha sido el transporte aéreo para el traslado de dos osos, indicando que se han emprendido diversas gestiones.  “Hemos tocado puertas en varias entidades gubernamentales y de la Fuerza Aérea, también de otras empresas privadas, pero hasta ahora debemos aceptar que no nos ha ido muy bien. En este momento seguimos en la búsqueda de entidades que nos den una mano con eso ya que es el momento de repatriar esos osos a su ligar de origen y continuar con el proceso de readaptación”.

“Lo complejo será la distancia desde Bogotá hasta El Valle del Sibundoy en el Putumayo, esta zona es de alta montaña ya que tienen bosque, paramos, de eso páramos es que provenían estos osos hace algunos años”, complementó.

El oso de anteojos es una especie que se encuentra vulnerable a la extinción, debido a la pérdida de hábitat y la cacería, por esta razón, es necesario aprender a convivir y compartir los recursos son estos animales ya que ofrecen diferentes servicios ventajas como dispersar semillas, ayudar a construir bosques y rehabilitar ciertas zonas.

Sistema Integrado de Comunicaciones – IDEXUD.

Giovanna Sánchez Bustamante.